Creo que el mundo es bello, que la poesía es como el pan, de todos.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Un tanto melancólica, un tanto melódica

Yo canto, canto sin querer, necesariamente, irremediablemente, fatalmente, al azar de los sucesos, como quien come, bebe o anda y porque sí; moriría si NO cantase, moriría si NO cantase; el acontecimiento floreal del poema estimula mis nervios sonantes, no puedo hablar, entono, pienso en canciones, no puedo hablar, no puedo hablar; las ruidosas, trascendentales epopeyas me definen, e ignoro el sentido de mi flauta; aprendí a cantar siendo nebulosa, odio, odio las utilitarias, labores, zafias, cuotidianas, prosaicas, y amo la ociosidad ilustre de lo bello; cantar, cantar, cantar...He ahí lo único que sabes...


Extraño la lluvia, extraño poder llorar y que nadie lo note, pues la lluvia hacia su trabajo. Extraño poder caminar a orillas de la playa al caer la noche, con ese frío que te quema, con el viento soplando al borde de botarte y que por lo demás, tampoco te deja prender el ultimo cigarro que te queda, arrugado en el bolsillo… Extraño pararme en el borde las murallas de la playa, mirar hacia el fondo, que las olas te salpiquen al chocar y el viento te empuje aun más…
Era una terapia, era una leve catarsis, donde al despertar al día siguiente, te sentías renovada…



Esperaba verte más de cerca, eres todo lo que necesito…

No hay comentarios: